Seis de cada diez averías en las almazaras se podrían evitar con el servicio de mantenimiento programado de Pieralisi

Cuando una almazara se para en campaña de aceituna por una avería, el contador que
marca la pérdida de ingresos comienza a avanzar. Tener que parar uno o varios días de
molturar puede suponer un auténtico agujero financiero para la fábrica que podría
haberse evitado en el 60% de los casos sólo con previsión.
Un informe de Pieralisi basado en la experiencia de más de medio siglo de esta
multinacional líder en la producción de maquinaria de almazara determina que seis de
cada diez averías de la maquinaria con la que se produce el aceite de oliva no se
producirían si antes se hubiera una revisión general de la fábrica.
Hace tres años que Pieralisi lanzó su programa de mantenimiento programado. Se trata
de una campaña que incentiva a sus clientes a realizar las revisiones de almazaras y
cooperativas con antelación para que, una vez en campaña, “no tengan que verle la cara
a nuestros técnicos”. Lo afirma Antonio Carazo Lanagrán, responsable de Producto de
Pieralisi para España y Portugal, quien asegura que el mantenimiento programado es ya
un sistema arraigado en las principales zonas productoras de aceite de oliva de la
Península Ibérica. De hecho, indica, ya son pocas las citas disponibles para las
almazaras hasta que comience la campaña de recogida de aceituna 2022-2023. El
mantenimiento programado incorpora un descuento económico del 20% al cliente, lo
cual lo hace más atractivo a la hora de contratarlo. Se intentan evitar de este modo los
cuellos de botella que sucedían de forma habitual en campañas anteriores cuando, tras el
verano, la gran mayoría de las almazaras demandaba una puesta a punto de sus
instalaciones.

Los mejores en reparación
Pero, ¿qué sucede con las fábricas que no han contratado un servicio de mantenimiento
programado? Pieralisi también cuenta con una línea de servicio posventa destinada a
ofrecer a sus clientes la atención más eficaz y rápida y evitar a toda costa que la
almazara pierda tiempo debido a una avería. El servicio funciona los siete días de la
semana hasta las diez de la noche y desde las siete de la mañana. Lo componen un
equipo humano formado por treinta profesionales especializados repartidos
estrategicamemte por todo el territorio peninsular, unas importantes instalaciones -con
una central en Mengíbar para atender a Andalucía, Castilla La Mancha, Extremadura y
Portugal y una sucursal en Zaragoza destinada el resto de España- y una maquinaria de
la mayor calidad para realizar estas reparaciones.
Tal es la eficacia de este sistema, que, según indica Antonio Carazo, el 90% de las
averías se logran solventar en una primera visita. No en vano, una vez que se da la voz
de alarma por parte de la almazara, un coordinador se encarga de detectar con los
afectados cuál es el problema con el fin de enviar el personal más adecuado y el
material necesario a la fábrica.

Reparación y sistema de cambio del sinfín
Una de las incidencias más comunes en las fábricas de aceite de oliva está relacionado
con dos piezas fundamentales en la molturación de aceite de oliva: el sinfín y el
reductor. Tras moler la aceituna y separar su aceite a través de la fuerza centrífuga del
decanter, el sinfín es el encargado de conducir al exterior el orujo, o lo que es lo mismo,
la pulpa, la piel y el hueso de la aceituna una vez desprovisto de su aceite y de su agua o
alpechín. La avería del sinfín supone tener que parar toda la producción, algo que el
sistema Pieralisi contrarresta con una atención rápida y un importante volumen de
recambios, lo que conocen como su sistema de cambio. Esto le permite hacer la
sustitución inmediata del sinfín a sus clientes una vez que se detecta un fallo. Se trata de
no perder tiempo mientras se arregla el gran tornillo y se facilita que la almazara siga
produciendo al mismo tiempo que su pieza original se repara en los talleres de Pieralisi.
En los talleres de Pieralisi salen cada día dos sinfines reparados, una cifra que no sería
posible sin las importantes dimensiones de las instalaciones de la multinacional. Dicho
arreglo se hace con la mayor precisión y con los mejores materiales. De ahí que, pese a
lo que a veces pueda parecer, “se realiza a un precio muy ajustado”, explican desde
Pieralisi.“No es lo mismo un taller que hace una reparación para salir del paso, que el
tratamiento que se le da en Pieralisi, donde se garantiza que la pieza quede como
nueva”, apunta matiza. “Nosotros ofrecemos calidad y confianza y eso lo demuestran
años y años de experiencia”.
Fases de reparación
Esta calidad se da en cada una de las fases de las trece en total que suponen la revisión y
reparación de un sinfín. Tras la recepción de la pieza, lo primero que se hace es
desmontar y lavar de forma exhaustiva y con productos no agresivos. Lo segundo que se
realiza es el corte de la hélice. En Pieralisi lo realizan de forma oblicua, lo que facilita
una mejor soldadura después. La maquinaria para realizar este corte oblicuo
normalmente no está disponible en otros talleres, por su complejidad y coste. “Pero en
Pieralisi sabemos que cada detalle cuenta y ponemos la mejor tecnología al servicio del
cliente”, apunta Carazo Lanagrán.
Una vez hecho el corte, se puntea la pletina y se revisan las chapas del difusor y del
scorner, un deflector longitudinal que impide la salida del aceite ya separado junto con
el orujo. Contar con las máquinas de calibración necesarias para todos estos pasos
influye también notablemente en el trabajo final. Después, se procede al soldado de la
hélice y al torneado, con el que se eliminan los restos de soldadura. Otra de las fases
cruciales es la recarga del rivetto con tungsteno, un metal que se aplica a través de
robots. De este modo se garantiza un acabado homogéneo y deslizante, algo que no
siempre sucede si se aplica este material a mano. Así, el sinfín podrá girar al mayor
número de revoluciones por minuto sin sufrir, lo que también se logra con un buen
calibrado y equilibrado, una de las fases finales del proceso de reparación del sinfín.
“En Pieralisi somos muy conscientes de que un buen protocolo de reparación es crucial
para darle el mejor servicio a nuestros clientes. De hecho, hay piezas como el bowl que,
aunque en otros talleres sí lo hagan, nosotros no reparamos con soldadura en algunas
partes claves del mismo. En estos casos lo cambiamos directamente”, apunta Antonio
Carazo.
2ndLife

El vasto procedimiento que se realiza para reparar un sinfín es también el mecanismo
que se sigue a la hora de reconstruir estas piezas y destinarlas al servicio 2nd Life de
Pieralisi. No se trata de una reparación ni un “reacondicionado” sino que se reconstruye
totalmente la pieza con el fin de que salga al mercado con todas las garantías, pero con
un precio mucho más económico para el cliente.
Las amplias instalaciones con las que cuenta Pieralisi permiten hacer acopio de este y
otros materiales, para el servicio posventa habitual o para el 2Life con el que tener
asegurado el abastecimiento de las almazaras de aceite de oliva de toda la Península
Ibérica. “Por eso son también aconsejables los mantenimientos programados, ya que
nuestros técnicos hacen acopio de material tras las visitas a las almazaras”, apunta el
director de Producción.
Para las almazaras de mayor dimensión, este servicio de mantenimiento se suele hacer
con un contrato específico gracias al que las revisiones y puestas a punto están siempre
incluidas sin que el personal de las almazaras tenga que demandarlas de forma
específica. “Es también otra des posibilidades que ofrecemos a nuestros clientes, ya que
se trata de adaptarnos a todas sus necesidades”, concluye Antonio Carazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ocho + 6 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.